BRINDANDO SOBRE LOS ESCOMBROS

Entrada destacada

ALEF NETWORK: EL ENCUBRIMIENTO TELEVISADO

En la primera parte de esta nota  ( LA CENSURA QUE DERRIBO UN CANAL )  se refirieron algunas de las consecuencias de las revelaciones que d...

miércoles, 3 de junio de 2015

RADIO JAI CONTINUA ELOGIANDO A ACUSADOS DE DESVIAR LA CAUSA AMIA


''Dudo que se vaya a esclarecer este crimen''
Luis Vicat, abogado, ex policía y especialista en materia de seguridad dialogó con Radio Jai acerca de los errores que se cometieron en la investigación y el peritaje tras la muerte del Fiscal Alberto Nisman. "Un homicidio de estas características, investigado adecuadamente, en no más de 15 días tendría que haber estado resuelto. Hay tanta impericia e ineficacia en el protocolo que nos podría llevar a pensar que hay una intencionalidad en esto", destacó.
En esta nueva entrevista,  RADIO JAI presenta ahora al ex policía Luis Vicat (hombre muy allegado a Rubén Beraja) como "especialista".  Pero ocultando que el 30 de diciembre de 2014 fue procesado por el Juez Federal Ariel Lijo por extorsión y embargado en $500.000,  bajo el cargo de haber "apretado" y ofrecido beneficios a imputados para que dijeran haber visto la camioneta Traffic -supuestamente usada en el atentado- en la brigada de investigaciones de Lanús.   Días atrás la Cámara Federal dejó sin efecto el encuadre dado por Lijo como "extorsión",  y dispuso se realice una nueva indagatoria por "coacción".
¿Quién estará detrás de la campaña exculpatoria de los acusados por encubrimiento que encabeza la remozada Radio Jai?



De la resolución del Juez Lijo: 
"Concretamente, Luis Vicat junto a los letrados Federico Domínguez y Nélida Parascándolo le ofrecieron los beneficios mencionados a Bautista Alberto Huici a cambio de que declare haber visto la camioneta “traffic” en la Brigada de Investigaciones de Lanús. El 17 de julio de 1996 fue trasladado al Juzgado Federal a cargo de Juan José Galeano, donde la Dra. Parascándalo le aseguró su libertad a cambio de la declaración que incrimine a Juan José Ribelli. Posteriormente, entre el 1 y 14 de agosto se presentó en su lugar de detención el abogado Federico Domínguez quien le ofreció representarlo en la causa como co-defensor. En octubre de 1996, Domínguez renunció a ese cargo por haber sido nombrado Jefe de Asesores en la Secretaría de Seguridad y que en esa condición le ofreció a Huici una reunión con Vicat, en la que éste le manifestó que si involucraba a Ribelli y a Klodzyck le darían dinero, su libertad y trabajo. Tal situación se reiteró en diferentes reuniones llevadas a cabo, donde se le manifestó a Huici que el Dr. Galeano, a cargo del expediente, tenía pleno conocimiento de los ofrecimientos. Finalmente, entre febrero y marzo de 1997 se presentaron en la Guardia de Infantería, Domínguez, Vicat y Parascándalo, y le ofrecieron nuevamente que varíe sus dichos. Ante su negativa, el 25 de noviembre de 1997 recibió una carta con fotografías de su casa y de sus hijos con la siguiente leyenda “Te ofrecimos la calle y te cagaste, ahora aguantatelas solo o pensá lo fácil que es esto”.
Por otro lado, entre fines del año 1996 y principios del año 1997, Luís Vicat citó a Alberto Enrique Barreda -Comisario en retiro activo de la Policía Federal- en el Hotel Libertador, donde le ofreció dinero y beneficios procesales para su hijo -Diego Enrique Barreda-, a cambio de que el nombrado modificase su declaración en el expediente judicial a cargo del Dr. Galeano. En esa oportunidad, el Comisario Retirado Miguel Márquez convocó al padre del detenido a su casa, donde le presentó a Aldo Spicacci Citarella, quien le manifestó que tenía un ofrecimiento que hacerle. Luego de ello, se dirigieron los tres al hotel mencionado, donde se entrevistó con Luis Vicat y recibió concretamente la propuesta relatada. En esa ocasión, Vicat le habría dicho a Alberto Enrique Barreda, ciertos comentarios tales como “los candados son duros”, haciendo alusión a los funcionarios penitenciarios o “no sabes las cosas que pasan ahí adentro”. A raíz de ello, el nombrado accedió y se dirigió con Spicacci y Márquez al lugar de detención de su hijo -Alcaldía del Departamento Central de Policía-, donde Diego Barreda rechazó la propuesta. Luego de ello, Diego Barreda se entrevistó con Márquez quien le manifestó que Vicat lo visitaría personalmente. Posteriormente, Vicat y Spicacci Citarella se presentaron en el lugar de detención de Barreda donde le realizaron el mismo ofrecimiento que le habían realizado a su padre. Concretamente, se le ofreció su libertad, cambio de identidad para él y su familia y un sueldo de tres mil dólares. Luego de ello, el 3 de marzo de 1997 Vicat lo visitó nuevamente y le reiteró el ofrecimiento, oportunidad en la que le refirió que “debía transar si o si”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario